>Para que yo sea pacifista…

>

A cuenta de otra cosa comenta hoy Javier López-Facal en El País que “existe un partido político en Dinamarca, llamado Partido del Progreso (Framstegparti), que defiende unos postulados frecuentemente demagógicos y populistas. En su programa electoral de hace ya unos cuantos años, este partido proponía que el presupuesto de defensa del reino de Dinamarca se redujese a unas diez coronas, porque todo lo que necesitaba el país al respecto, era una cinta magnetofónica, con un mensaje en varios idiomas que dijese: “Nos rendimos”. ¿Para qué, argumentaban, vamos a tomarnos el trabajo de organizar un sistema de defensa nacional, con su consiguiente gasto si, a la postre, no va a valer absolutamente para nada?”

Evidentemente uno puede permitirse ser pacifista si vive rodeado de países que no alimentan aviesas intenciones. Visto de esta manera uno puede ser pacifista en centroeuropa asegurándose que el resto no hagan lo mismo. Particularmente España no tardaría en ver a su vecino del sur conquistando (él diría recuperando) Ceuta, Melilla, Córdoba, Granada y quién sabe qué más. Así que no podemos ser más pacifistas que otros.

Uno puede tirarse hacia atrás si confía en que otro va a sujetarle, pero si no, difícilmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: