Hambre que espera hartura, no es hambre ninguna

También Hambre que espera hartura, no se (le) puede llamar hambre.

Indica que no es verdadera necesidad aquella que tiene remedio, como a veces nos recordaban nuestros abuelos, que en la posguerra española de los años 40 y 50 del siglo pasado pasaron verdaderos apuros. Las necesidades son perentorias cuando su solución no es fácil o no la tienen, mientras que las cosas que tienen solución no son verdaderos problemas, sino incomodidades.

Este refrán usa la antítesis entre hambre y hartura para enfatizar el poco sentido del primer elemento, negándolo en el segundo apartado de la estructura bimembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: