Gallo cantor, acaba en el asador

Recrimina a las personas que hablan demasiado, es decir, a los charlatanes o cotillas que finalmente acaban siendo aborrecidos por todos; especialmente puede aplicarse a los chivatos, a modo de amenaza. Es de ver como hay muchos refranes contra la poco recomendable costumbre de hablar demasiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: