Bien predica el ayunar quien acaba de almorzar

Señala irónicamente que los hechos han de concordar con las acciones, puesto que si no es difícil que sean tenidos en cuenta, es decir, que hemos de ser consecuentes con nuestras palabras; así, no tendría mérito recomendar mesura quien comete excesos. Está relacionado con Obras son amores y no buenas razones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: