Hacienda de sobrino, quémala el fuego o llévala el río

Critica a los tutores o administradores que tienen poco cuidado o consumen los bienes de sus tutelados. Cuando un niño queda huérfano, son nombrados tutores algunos parientes cercanos, como por ejemplo los tíos, pudiendo estos ser negligentes en el cuidado de los asuntos de sus pupilos. También cabe considerar que, por la bajada del índice de mortalidad en edades tempranas, esto era más habitual antes de lo que lo es ahora.

También la forma, poco distinta, Hacienda de sobrinos, quémala el fuego o llévala el río.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: