El amor es ciego

Expresión con la que se indica que las personas podemos enamorarnos de quien no nos conviene o, mejor dicho, de quien los demás piensan que no nos conviene y, además, no darnos cuenta de los múltiples defectos que nuestros amigos y familia sí que le encuentran. Esto parece tener incluso una explicación científica, según la cual cuando nos enamoramos perdemos nuestra capacidad crítica.

Este dicho hunde sus raíces en el latín con la forma Amor caecus (est).

Por supuesto esta expresión ha dado lugar a otras, más irónicas, como El amor es ciego… y el matrimonio lo cura (nótese el juego de palabras lo curalocura, que corresponde a la figura retórica del calambur), que incluye el tópico del prejuicio cínico hacia el matrimonio.

Recuerdo además una copla burlesca que vi de niño pintada en mi pueblo:

Cuando tengas novia
no la beses en el balcón
pues el amor es ciego,
pero los vecinos no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: