No es solo tenerlo, sino también saber moverlo

Así lo decía una conocida mía, cubano-venezolana, que daba clases de salsa en un local de Valencia en mi época universitaria. Se refería, como pueden imaginarse, al trasero, pompis o culo, llámenlo como quieran.

Por supuesto, el refrán es aplicable a algo más que al baile o al garbo al caminar, también se puede usar para cualquier cosa mal utilizada, sin olvidar el doble sentido pícaro que tiene. En concreto años después volví a oírlo en boca de un serio economista, quien lo aplicó al dinero, aconsejando agilidad en las inversiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: