>Extranjerismos

>

Error corriente es el de pensar que el gramático tiene por misión prohibir la entrada en la lengua a todo uso o vocablo extranjero. Si así lo hiciese -y en otros tiempos, equivocadamente, lo hacía-, no lograría más que empobrecer el idioma. El extranjerismo y el neologismo no son, en sí, un mal para el idioma. Lo que hace falta es que estas importaciones sean, ante todo, necesarias, y que se acomoden bien al ‘genio del idioma ‘, como diría Cuervo; esto es, que se acomoden a las estructuras formales de nuestra lengua.

Manuel Seco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: