Yernos y nueras, en las afueras

El refranero es muy cruel con la parentela, en particular con la política o parentesco de afinidad, es decir, aquellos con el que no compartimos consanguinidad, sino que nos vienen por nuestra pareja o, como en este caso, por nuestros hijos. Este simplemente recomienda mantener alejadas a las parejas de nuestros retoños, con el sentido además de desconfianza, de que no se debe dejar entrar en casa con facilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: