La alegría y la leche, agriarse suelen

Hay cosas que duran poco o, al menos, esa es la percepción que tenemos. Este refrán compara la alegría con la leche, que al cabo de poco tiempo se vuelve agria inexorablemente para decir que los buenos momentos son efímeros y pueden incluso volverse en todo lo contrario, agriarse.

Se puede usar tanto como advertencia ante una buena situación pero que tiene algún peligro como, a posteriori, para lamentar la pérdida de esa alegría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: